La historia de Theranos: cómo la startup de tecnología sanitaria de Elizabeth Holmes resultó ser una estafa

133

Esta es la singular historia de cómo una startup resultó ser una completa estafa.

Esta semana comenzó el juicio de Elizabeth Holmes, que a los 19 años ya había fundado su propia empresa, prometiendo revolucionar la medicina. Durante diez años se las arregló para engañar a todo el mundo -socios comerciales, inversores de renombre mundial, funcionarios del gobierno y médicos- hasta que un artículo de The Wall Street Journal reveló que detrás de sus altisonantes afirmaciones no había más que una caja de pipetas y bonitas historias.

El 31 de agosto de 2021, el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Norte de California comenzó a escuchar tal vez el caso que más rompe la tapa en el sector de la informática en una década. Elizabeth Holmes, la fundadora de la startup Theranos, estaba en el banquillo. Está acusada de fraude y conspiración para defraudar, defraudando a inversores, médicos y clientes.

En total, se enfrenta a más de 10 cargos, que podrían suponer hasta 20 años de prisión para la ex estrella de la informática.

El ascenso de Elizabeth Holmes

Elizabeth Holmes era una ilustración viva del sueño americano. Pertenecía a una familia de éxito, nació en Washington D.C., se graduó con honores en el instituto y fue a la Universidad de Stanford. Ya a los 19 años, presenta una patente para su primer invento, un parche médico que administraría medicamentos al cuerpo humano en lugar de inyecciones.

Según su declaración, siempre tuvo miedo a las inyecciones. Por eso quería asegurarse de que la gente no tuviera que someterse a ellas nunca más. No sé hasta qué punto era cierta la historia, pero el parche fue su primera patente.

Los profesores de Stanford consideraron que la empresa no tenía mucho éxito o era francamente anticientífica. Así que Holmes, tras sólo un año y medio en Stanford, decidió no perder más el tiempo con aquellos incapaces de formar parte de un futuro rompedor. En 2003, coge el dinero del fondo fiduciario de sus padres, que estaba destinado a su educación, y se va a California, el hogar de los gigantes tecnológicos de Estados Unidos.

Allí lanza su propia startup, la empresa Theranos. Se trataba, según la idea de Holmes, de dar al mundo un dispositivo milagroso que prácticamente librara a la humanidad del terrible suplicio de las inyecciones.

Uno que puedo decir con seguridad –

no se equivocó en el campo de actividad. En 2015, el mercado estadounidense de análisis de sangre de laboratorio se estimaba en 75.000 millones de dólares. La startup, que prometía exprimir 240 indicadores de una sola gota de sangre, se hizo notar de inmediato.

El negocio de Theranos despegó rápidamente. Muchos fondos de riesgo e inversores privados se interesaron por el prometedor desarrollo, cuyos detalles se mantuvieron en el más estricto secreto. Entre estos últimos estaban Rupert Murdoch, Bill Clinton y los fundadores de Walmart, la familia Walton.

Sin embargo, esto fue sólo una pequeña parte del éxito. Holmes fue capaz de reunir un consejo de administración estelar, que incluía a dos ex secretarios de Estado estadounidenses, Henry Kissinger y George Schultz. Y pudo negociar un acuerdo de colaboración con Walgreens, una cadena estadounidense de tiendas de cosméticos y medicamentos, que ha aceptado ofrecer el servicio de Theranos en 40 de sus establecimientos de Arizona y California. La cadena de supermercados Safeway también firmó un contrato con Theranos.

Como resultado, en 2014 la empresa había recaudado más de 700 millones de dólares en inversiones. Su valor estimado alcanzó la increíble cifra de 9.000 millones de dólares. Elizabeth Holmes se convirtió no solo en una estrella del sector informático estadounidense, sino también en la mujer multimillonaria más joven de la historia en hacer su propia fortuna. En su momento, Forbes la estimó en 4.500 millones de dólares.

Sin embargo, un artículo de The Wall Street Journal lo ha cambiado todo.

Cómo el artículo de John Carreyrou para el WSJ reveló el fraude de Theranos

A diferencia de los inversores, empresarios, funcionarios y clientes que creían en Theranos, el periodista de The Wall Street Journal John Carreyrou siempre fue más escéptico con el proyecto de Holmes. El resultado de años de investigación periodística fue un artículo publicado el 15 de octubre de 2015. En él se ponía fin a la empresa de forma instantánea y se reclasificaba a Holmes de estrella empresarial estadounidense a presunto estafador. Se descubrió que el dispositivo milagroso de Theranos no es más que una bonita caja rellena de un montón de pipetas.

Sin embargo, no debían ser suficientes para cumplir el número de pruebas prometido. Y, según le dijeron a Carreyrou los empleados de la empresa, no eran suficientes. Edison sólo realizaba 15 tipos de pruebas en lugar de las 240 prometidas.

Además, el periodista descubrió que la dirección de Theranos obligaba a los empleados a firmar acuerdos de no divulgación sobre el producto.

Luego resultó que la empresa, además de los datos falsos sobre las capacidades de su dispositivo exageró enormemente el rendimiento financiero.

¿Qué fue lo siguiente en el caso Theranos?

La publicación de The Wall Street Journal dio lugar a demandas por parte de Walgreens y de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC). Holmes resolvió ambos casos fuera de los tribunales: el minorista Theranos pagó unos 30 millones de dólares y el regulador 500.000 dólares por defraudar a los inversores.

Pero no se libró de la persecución penal. En el verano de 2018, la Fiscalía del Distrito Norte de California presentó cargos por fraude contra Holmes, así como contra Ramesh Balwani, su exmarido y director general de Theranos, tras su propia investigación. Se enfrentan a cargos similares, y cada uno se enfrenta a hasta dos décadas de prisión. Y ambos niegan su culpabilidad.

El juicio de Balwani, apodada Sunny, no está previsto hasta enero de 2022. En este sentido, Holmes tiene cierta ventaja, porque será la primera en contar su versión de los hechos.

Imagen destacada: Vanity Fair